SERVICIOS

niños


​El paso por la vida supone crisis y los niños suelen mostrar su dolor a través de síntomas que hablan y dicen por ellos, si sabemos reconocerlos y actuar en consecuencia, no sólo les ayudaremos a superarlo, sino que también evitaremos un posible trastorno o enfermedad posterior.

Por ejemplo, los celos, las envidias por la llegada de un hermanito pueden llevar al niño a volver a hacerse pis por la noche, a pedir biberón, a sentir dolores abdominales y vómitos, a estar más irritable, agresivo, o triste, cada uno lo va a expresar a su manera.

Las formas más habituales de expresar el sufrimiento en la infancia son estas:

  • Los Fobias
  • Los trastornos de la alimentación
  • El Acoso escolar, el bullying
  • La Timidez
  • El aislamiento, la falta de integración
  • Los trastornos del sueño
  • La inquietud, la ansiedad
  • Maltrato familiar
  • La hiperactividad, la falta de atención
  • El fracaso escolar

En estos casos nuestra atención, nuestra ayuda, va dirigida a los niños, a los padres y si es preciso a los profesores

adolescentes

Por todos es reconocida la Adolescencia como una etapa conflictiva: supone hacer el duelo por la infancia y asumir el reto de la edad adulta. Dejar atrás los padres de la infancia, ir a la búsqueda de nuevas identificaciones, a veces deseadas pero también temidas. Cada adolescente asumirá los retos dependiendo de su paso por la infancia; algunos tienen conflictos sin resolver y aquí pueden estallar y manifestarse a través de:

  • Fracaso escolar

  • Las Adicciones

  • Los problemas de Integración, el aislamiento, la soledad

  • Las conductas desadaptadas, la agresividad, la irritabilidad

  • El Acoso escolar

  • El enfrentamiento con los padres

  • La tristeza, la baja autoestima

Con algunos de estos síntomas suelen expresar su malestar los adolescentes, que en ocasiones demandan ellos mismos ayuda, otras serán los padres, los profesores o alguien de su entorno.

adultos

Afortunadamente hemos perdido el miedo a pedir ayuda cuando nos duele otra cosa que no es el cuerpo, y que nos es difícil de definir, pero nos produce malestar. Son muchas las causas que nos pueden llevar a sentirnos mal, tristes, decaídos, sin ilusiones, fracasados.

Por ejemplo: una ruptura sentimental, un divorcio, la pérdida de un ser querido, puede hacernos sentir desvalidos y el duelo prolongarse de manera excesiva.

Estos son algunos de los motivos más frecuentes por los que un adulto consulta con el psicólogo.

  • La pérdida de un trabajo o el miedo a perderlo son causa de mucho sufrimiento

  • El Estrés, la Ansiedad,

  • Las Fobias

  • Los problemas de pareja, el maltrato

  • Los trastornos de la alimentación

  • La depresión, la falta de adaptación

  • Las alteraciones del estado del ánimo

  • La Fibromialgia, la Fatiga Crónica

image-730598-parejas-tabla.jpg

La frustración por no recibir de la pareja aquello que habían imaginado, percibir que la pareja no es tan ideal cómo soñaban, puede llevar al rechazo, ser causa de conflictos (desanimo, enfados continuos, falta de deseo, de comunicación), sin ser demasiado conscientes del origen. En la convivencia se ponen en juego muchos aspectos de nosotros que desconocemos, tener la oportunidad de trabajar con un experto estos problemas puede hacer que recuperemos nuestra propia autoestima, nuestra pareja, nuestro entorno, que también se verá afectado.

En ocasiones será la oportunidad para poder hacer una separación pactada, menos dolorosa, donde pensar en los hijos, en lo que se desea para ellos. El objetivo es que cada uno se sienta bien consigo mismo y con el otro.

“No dudes si te juro que imposible
No dudes de mi duda y mi quizás
El amor es igual que un imperdible
Perdido en la solapa del azar”

Joaquín Sabina ‘Con buena letra’

informes

La Psicología Forense y el Peritaje Psicológico no son temas muy conocidos.

Una de las funciones más comunes hace referencia al estudio que llevan a cabo los psicólogos acerca de las facultades mentales y las condiciones psicológicas de alguna de las partes implicadas en un juicio (acusados, denunciantes). El análisis ayuda a dilucidar, en el caso de los acusados, si estaban en pleno uso de sus facultades mentales en el momento en el que presuntamente cometieron un delito. Por ej. En el caso de un imputado por homicidio, el psicólogo forense tendría la capacidad para realizar un informe que indique si, en el momento del crimen, el acusado era consciente de sus actos. Un caso muy frecuente es el de guarda y custodia de los hijos en caso de separación o divorcio, el psicólogo pericial realiza un informe donde, a través del estudio y análisis de los padres, de los menores implicados, y de su entorno, asesora al juez acerca de la conveniencia de que los menores se queden con uno u otro de los progenitores.

La psicología forense o pericial cada vez es más solicitada, bien por el Juez o directamente por los implicados o interesados, y los casos más frecuentes en los que solemos intervenir son los siguientes:

  • Acoso laboral
  • Incapacidad
  • Incapacidad por fibromialgia
  • Guarda y custodia
  • Imputabilidad
  • Violencia de género
  • Valoración en procedimientos de incapacitación, tutela o curatela.
  • Valoración de daños psicológicos en accidentes, agresiones, mala praxis médica.
  • Privación de la patria potestad
  • Valoración psicológica en adopciones

Es muy importante que el informe se realice por un experto en Psicología Clínica, ya que es gracias a sus conocimiento teórico-prácticos que se van a tener en cuenta sus conclusiones formales


¿Necesita más información?

Abba Centro de Psicología
CalleCardenal Segura, 6. Burgos
947 260 289 | mvictoriafg@gmail.com